martes, 29 de noviembre de 2016

Peripecias de mamá: Nuestra carta a los Reyes Magos

Por aquí ya hemos empezado a elegir regalos para pedir a Papá Noel y a los Reyes Magos. El Niño está en una edad muy rara, porque aún es un poco bebé y ya empieza a ser un poco niño, y por eso los regalos son muy variados.




La probamos en una de las tiendas Imaginarium, y desde ese día quedó apuntada en la lista. Hemos elegido esta de Imaginarium porque trae moldes y una bandeja hinchable para que la arena no se desparrame.




El niño está en plena época de pasión por los superhéroes, y su favorito es Spiderman. Por eso apuntamos en la lista esta figurita, que no es muy educativa, pero bueno.
Si he puesto este enlace de El Corte Inglés es porque es donde más barato lo hemos encontrado, hasta 4 o 5 euros más barato que en otras jugueterías




El catálogo de El Corte Inglés entró en casa y la lista para Reyes se multiplicó. Además de los superhéroes, tenemos la casa llena de coches, y este “Transformer” provocó chiribitas en los ojos de mi hijo, así que para la lista también.


4. Blaze y los Monster Machine.



¿Os he contado ya que a mi hijo le encantan los coches? Pues ya unidos a las series de televisión, ni os cuento.
En esta ocasión, seguro que los pediremos en Aliexpress. Acabarán en el fondo de la caja de los juguetes, y no merece la pena pagar un precio tan alto. 




Aprovechando los puntos que he conseguido haciendo encuestas, le he pedido también este Memory. Tenemos uno casero que le encanta, así que hemos elegido este de mejor calidad y más cartas.


Además, seguro que le caerá algo de ropa, y quizás algún libro. Y algún juguete más, comprado de estrangis por los abuelos contra mi voluntad.


¿Y vosotros? ¿Ya tenéis preparada la carta de los Reyes? Contádmelo en los comentarios

martes, 22 de noviembre de 2016

Leemos con Boolino: Los osos amigos, de Hildegard Müller

Esta semana, y dentro de mi colaboración periódica con Boolino, os traigo un libro genial: Los osos amigos, de Hildegard Müller.




Pelopincho, Corbatitas y Gruñón son tres amigos inseparables. Cada día comparten juegos y recorren el bosque en busca de miel. Hasta que un día Pelopincho encuentra algo muy especial que no quiere compartir: un flamante patinete rojo. Subido al patinete se siente diferente. Cambia su aspecto y también sus costumbres. Ya no tiene ganas de jugar con sus amigos ni de recorrer con ellos el bosque en busca de miel. 


Es un libro que nos ha gustado mucho tanto al Niño como a mí. Ensalza valores como la amistad y la ayuda desinteresada. Además, las letras son muy grandes y parte de ellas son en mayúscula, más fáciles de leer. También incorpora números, que mi hijo ya reconoce y le encanta leerlos en voz alta. 


Un libro sobre sentimientos, emociones, amistad y ayuda mutua que os recomendamos. 


martes, 15 de noviembre de 2016

Los libros de octubre

Aquí traigo el resumen mensual con los libros que he leído en octubre, Como siempre, un poco de todo, para que encontréis recomendaciones de todos los géneros.

68. La carne, de Rosa Montero.



Una noche de ópera, Soledad contrata a un gigoló para que la acompañe a la función y así poder dar celos a un ex amante. Pero un suceso violento e imprevisto lo complica todo y marca el inicio de una relación inquietante, volcánica y tal vez peligrosa. Ella tiene sesenta años; el gigoló, treinta y dos.

Es el primer libro de esta autora que leo, y no será el último. A pesar de no sentirme identificada con la protagonista ni por edad ni por situación vital, me he metido de lleno en el libro, y me ha encantado. Le doy un 8,5.



69. Tienes hasta las 10, de Francisco Castro.



Antonio no daba crédito al correo electrónico que acababa de llegarle... Era de su padre, fallecido el día anterior.

Es un libro vertiginoso con una historia intrigante de dobles vidas y personas que no son lo que parecen. También me ha enganchado bastante, así que lo recomiendo. Le doy un 8.



70. La melodía del tiempo, de José Luis Perales.



El Castro es un pueblo tradicional de Castilla que, durante mucho tiempo, se ha resistido a caer en el olvido. Los habitantes han soñado, vivido y amado por sus calles de tierra, a la sombre de los olmos centenarios, frente a la vieja iglesia de San Nicolás o en el mirador alto que da al río. Pero, aunque los años pasan y los más antiguos del lugar ven cómo sus descendientes abandonan las casas que les vieron nacer, siempre hay alguien que regresa para hacer frente a la nostalgia y recordar cada una de sus historias. Como el primer amor de Evaristo Salinas, el relojero sordomudo; o el largo viaje de Victorino Cabañas en globo aerostático; o la pasión de Claudio Pedraza truncada por el estallido de la guerra; o la belleza legendaria de la gitana Cíngara y su local excavado en una cueva...

Es un libro bien escrito, pero que se me ha hecho muy largo, quizás porque hay muchos personajes. Refleja muy bien la evolución de los pueblos en España a lo largo del siglo XX. Le doy un 6,5.



71. El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares, de Ransom Riggs.



De niño, Jacob creó un vinculo muy especial con su abuelo, que le contaba extrañas historias y le enseñaba fotografías de niñas levitando y niños invisibles. Ahora, siguiendo la pista de una misteriosa carta, emprende un viaje hacia la isla remota de Gales en la que su abuelo se crió. Allí, encuentra vivos a los niños y niñas de las fotografías aunque los lugareños afirmen que murieron hace muchos años.

Lo leí por curiosidad tras el estreno de la película. Es un libro de fantasía, que hay que leer con la mente abierta y sabiendo que cualquier cosa es posible. No está mal, pero no es de los mejores del género. Le doy un 6.



72. El superviviente, de Wulf Dorn.



Un conductor choca contra un árbol y resulta gravemente herido. No llegará a tiempo a la cita con el desconocido que pocas horas antes ha secuestrado a su hijo Sven mientras estaba en un parque con su hermano mayor. Veintitrés años después, Jan Forstner vive con la angustia permanente de la desaparición de su hermano. Psiquiatra especializado en criminología, acaba de incorporarse en la clínica donde trabajaba su padre. Parece que por fin es capaz de retomar las riendas de su vida y dejar atrás su pasado hasta que un acontecimiento, el suicidio de una paciente, se lo impide.

Es la típica novela negra de buenos que no son tan buenos, y malos que no son tan malos. Mantiene bastante la intriga durante la trama, aunque el final es un poco surrealista. Le doy un 6,5.



73. Última oportunidad, de Harlan Coben.



¿Qué haríamos cualquiera de nosotros si uno de nuestros hijos fuera secuestrado? El doctor Seidman, un cirujano plástico especializado en niños, se despierta de pronto después de doce días en coma en la cama de un hospital. Ha sobrevivido a los disparos que recibió en su casa la mañana en que su hija Tara, de seis meses, fue secuestrada y su mujer asesinada. Él es el sospechoso. A partir de entonces, este hombre acorralado por los recelos de la Policía, e inmerso en un sinfín de sentimientos contradictorios y dudas, se ve empujado por el escalofriante mensaje de quienes le exigen el rescate "Si te pones en contacto con las autoridades, desapareceremos. No habrá otra oportunidad", a sortear todo tipo de obstáculos para encontrar a su hija. No puede hablar ni con la Policía ni con el FBI. No sabe en quién confiar. Seidman no descansará.

También es una típica novela policíaca en la que el protagonista no sabe en quien confiar. Ya he leído alguna novela más de este autor, y es de los que no defrauda. Le doy un 7,5.



74. El pasajero, de Jean-Christophe Grangé



«No soy un asesino.» Es la nota manuscrita que ha encontrado Anaïs Chatelet en su despacho de la policía judicial de Burdeos. Ahora nada cuadra en la investigación.
Unos días antes, en la estación de tren, había aparecido el cadáver desnudo de un joven con la cabeza de un toro incrustada. Una macabra recreación del Minotauro. Poco después Anaïs se entrevistaba con el psiquiatra Mathias Freire para preguntarle sobre uno de sus pacientes del hospital. Un hombre misterioso al que Mathias había diagnosticado "fuga disociativa": un tipo de amnesia en la que el enfermo se crea otra identidad. Desde ese momento Anaïs y Mathias se sumergen en un caso laberíntico. Solo saben que alguien ha estado matando desde hace tiempo, copiando cada vez un mito de la Antigüedad. La clave para encontrarle está en la mente de un hombre que ha olvidado quién era.

Es un libro enrevesado pero alucinante. Hay crímenes, mercenarios, drogadictos, referencias a mitos griegos, nanotecnología… Es muy sangriento, del autor de “Los ríos de color púrpura”. Si te gusta la novela negra especialmente cruda, te lo recomiendo. Yo le doy un 8.



75. Tres días y una vida, de Pierre Lemaitre.


Todo comienza en Beauval, un pequeño pueblo enclavado en una región cubierta de bosques, donde la apacibilidad y belleza del lugar son el contrapunto perfecto a la sucesión de acontecimientos que conforman la trama. Al complejo microcosmos de sus habitantes, no exentos de hipocresía y cinismo, se añaden los ambiguos gestos, los comentarios maliciosos, la maldad y la insidia parapetadas detrás de las buenas intenciones, elementos todos ellos determinantes en la gestación y desenlace de la apasionante historia de Antoine.Conjugac...

Es un lilbro cortito del autor de Vestido de Novia y la trilogía del comandante Camille Verhoeven. Es un libro angustioso y muy bien escrito, aunque el final me dejó un poco ojiplática. Le doy un 7.



Hasta aquí el resumen de este mes. ¿Has leído alguno de estos libros? ¿Tienes alguna recomendación? Pues ahí están los comentarios. 


martes, 8 de noviembre de 2016

Peripecias de mamá: Frases de niños

A pesar de que El Niño sólo tiene tres años y está en el primer curso de preescolar (ahora conocido como P3), su profesora les va contando muchas cosas interesantes que ellos a veces entienden, y a veces no. Estas son sólo dos frases de lo que nos ha contado que aprende en el cole:

- La profesora dice que en la garganta tenemos unas cuerdas que vibran y podemos hablar. ¿Y sabes cómo se llaman - le pregunto yo. Si, las cuerdas bocatas.

- En el cerebro tenemos la memoria, y también pensamos. Por eso a veces lo tengo muy quemando.